¿Son más seguros los 4×4 que los utilitarios?

Probablemente esta pregunta hecha a un conductor de 4×4 tendría una respuesta afirmativa y probablemente también esta misma pregunta hecha a un conductor de turismo, tendría una respuesta negativa o, en el mejor de los casos, indiferente. En realidad, lo que influye más en la seguridad de los coches es la actitud del conductor para cumplir con las normas viarias y la precaución del mismo.

Pero como en todo, no sólo de uno depende que las cosas vayan bien, debemos tener en cuenta los tres conceptos de seguridad que existen para poder analizar si son o no son más seguros. Seguridad activa es aquella en la que influyen los medios para que se evite el accidente (estabilidad, frenos, neumáticos, tracción, aceleración, etc.) Está claro que uno de los inconvenientes de los 4×4 es la estabilidad en determinadas curvas o en giros bruscos. Si circulamos por una carretera o autopista a la velocidad autorizada y nos vemos obligados a realizar una maniobra brusca o de evasión, seguramente corremos el riesgo de acabar volcando.

Otro aspecto que influye es el mantenimiento de los elementos de seguridad activa. En un 4×4 es más caro que en un turismo (los neumáticos que llevan son de dimensiones mayores, los frenos se gastan antes, el consumo es mayor, etc…) Seguridad pasiva es aquella que una vez producido el accidente, hace que este sea más o menos grave, (cinturones de seguridad, airbags, refuerzos de la carrocería, reposacabezas, arcos de seguridad, etc.) Los 4×4, tienen mayor refuerzo en caso de impacto gracias a las vigas que llevan en su parte inferior. También está claro que su carrocería y robustez mecánica es mayor y por lo tanto absorven mejor los impactos en un accidente minimizando los daños en el interior del habitáculo.

Seguridad percibida es aquella que psicológicamente hace que el conductor se siente más o menos seguro. En este apartado, la altura del vehículo es uno de los elementos de la seguridad percibida. Estar a un metro del suelo, facilita al conductor un campo de visión superior al del resto de los conductores de turismos. También la altura permite que la gente mayor o con difícil movilidad tenga que hacer maniobras de “contorsionismo” para poder sentarse en el asiento. En el caso de los turismos tienen que sentarse poco a poco y ser sujetados del brazo para facilitarles llegar a sentarse. Aunque no lo parezca, este último aspecto, declina la balanza (en algunos casos) a la hora de adquirir o no un 4×4.

Por lo tanto, para resumir, los todoterrenos son unos vehículos que actualmente serían inferiores en seguridad activa pero superiores en seguridad pasiva y percibida.

Desde hace unos años, los fabricantes están alcanzando unos niveles muy competitivos en seguridad para evitar el elevado nivel de posibilidades de volcado de un 4×4. Existen ya datos de tests llevados a cabo el año pasado que empiezan a demostrar las mejorías de los nuevos modelos de 4×4 en cuanto al control de la estabilidad.